jueves, 10 de noviembre de 2011

Drogas

Este mes de noviembre, en Cuentos y más, plantean un juego muy interesante: 
Escribir un cuento cuyas palabras comiencen todas con la letra "D".

Esta es mi aportación:

Drogas

“Dame dinero” –dijo Dalmiro desafiante, después de dilapidar doscientos dólares drogándose diariamente. Doña Daniela, disgustada, denegó dárselo. Desoyendo discursos disciplinarios, Dalmiro desvalijó dinero del desván, desapareciendo definitivamente del domicilio. Después de delinquir, de deambular dándose drogas duras, dejó de divertirse, de disfrutar. Débil, desfallecido, demandó demasiadas dosis. Demasiadas.  

Discurrieron días difíciles. Doña Daniela, dudando del destino de Dalmiro, dejó de dormir. Derrumbada, decayó dolorosamente. Diversos doctores diagnosticaron desórdenes, depresión; dispensándole Diazepam. Durante décadas, Daniela demandó dosis. Demasiadas. 



Podéis leer el texto publicado aquí.


12 comentarios:

  1. EXTRAORDINARIO!!!!!

    (yo ni siquiera me atreví a intentarlo)

    Enhorabuena por la publicación, Sara.

    ResponderEliminar
  2. Para mi... imposible.
    Pero tu... ¡lo has hecho y encaja perfectamente!
    Jo, qué envidia

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, Sara. Te ha quedado perfecto.
    ¡Bravo!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Sara, ¡Perfecto! Es un relato con todo su esqueleto: presentación, nudo y desenlace. Con la dificultad mayúscula de sólo utilizar vocablos con la D.
    Me ha encantado.
    ¡Enhorabuena!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente deslumbrante!!
    Digo: "debés dibujo" jaja

    Me encantó Sara. La historia es impecable y qué habilidosa fuiste al seleccionar las palabras.
    Felicitaciones!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Impresionante, Sara. En un ejercicio de músculo imaginativo, has demostrado una vez más, que te gustan los retos y los cumples con nota.
    Te felicito...

    ResponderEliminar
  7. Qué envidia, Sara. a pesar de la ddificutad has armado un micro coherente. Enhorabuena.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Fantástico Sara ya lo he leído allí y me ha encantado.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  9. Derfecto, Derfecto, Derfecto. Para quitarse el dombrero. Un deso, qué duena eres Dara. Daludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Sara, anoche se me ocurrió esto que quiero compartirlo contigo. Tambien lo he puesto en mi blog, si no te importa. Un beso.

    Desobediencia D

    Decapitados, degollados, defenestrados. Demostraciones divinas dadas durante décadas.
    Dioses desvanecidos durante diluvios dinerarios.
    Detengamos definitivamente demostraciones dolorosas del dominio de Don Dinero. Dejemos de decirnos deidades, dejemos de degenerarnos. Digamos definitivamente, después de doblar dudas, “desobediencia, desorden, demolición”.
    Desfilaremos deformando delgadas dunas donde deberían descansar dioses.
    Desterrados del desierto diremos dónde debería decaer dios.
    Dejados, desmoronados, deprimidos, decepcionados.
    Dios dudaría de dichos despojos.
    Difuntos dilemas diluidos dulcemente, derivando, depurando, depravando.
    Definitivamente dejados de dios, devastaron dominios dejando detrás daños, dolor y dudas de dogmas decrépitos, desgastados.
    Donde dominaba dios, dominaban dudas derivadas del desden del desconocido devenir de dichas deidades.
    Desgastados derechos desaparecían delante de duchos decretos de desorden.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Patricia. Si te atreves seguro que a ti te sale un micro estupendo.
    Besos.

    Luisa: Imposible no, pero hay que echarle tiempo :-) Un abrazo.

    MJ. Es difícil acercarse a la perfección que tú alcanzas con estos juegos de palabras. Pero al menos lo intento :-) Besos.

    Nicolás: Cuesta que todo encaje y que quede más o menos fluido. Tú lo has conseguido con tu cuento con "D".

    Ana: Definitivamente debo dibujo:-) Estuve ilustrando la entrada que tenía prevista para ayer, pero al ver publicado mi cuento con D como el cuento del día en Cuentos y más, decidí ponerlo en mi blog (ya no me quedó tiempo para hacer otro dibujo).

    Veintiuno: Me has hecho pensar que hago mucho músculo imaginativo, pero que hace tiempo que no piso un gimnasio. Un nuevo propósito para el 2012 :-)

    Elysa: Escribí en la hoja en blanco "Dame dinero" y ya me imaginé toda la historia. Aunque desarrollarla costó mucho más.

    Gracias, Rosa. Besos.

    Mar: Dacias, Dacias. Desos y dabrazos :-)

    Cormorán: Un fabuloso manifiesto a la "desobediencia" en esta época de vanos discursos. Genial. ¿No te animas a mandarlo a Cuentos y más?. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por dejarnos leer esta aportación Sara. Me encanta cómo has utilizado todas las palabras necesarias y justas para el micro relato. También me atreví con ello e hice uno que, desde luego, ejem, es ... ¿cómo te diría yo? ....¡distinto!. (Es que mi profesora de iniciación al relato nos hace echar un euro cada vez que decimos algo malo de nosotros mismos).

    Felicidades por tu artilugio conla letra D, y un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.