jueves, 20 de diciembre de 2012

21 de diciembre de 2012

Julius Montdevin nació en Toulouse, Francia, a finales del siglo XV. Fue astrólogo y científico, boticario y médico de renombre. Venerado por entusiastas de lo oculto y malquisto por los académicos —que consideraban sus profecías una farsa—, Julius oscilaba entre el mundo de la intuición y el de la razón. En 1512, tras publicar su último manuscrito, creó un brebaje que le permitiría vivir hasta constatar la veracidad de todos sus vaticinios. A lo largo de quinientos años fue testigo mudo de los grandes acontecimientos de la historia, que unas veces coincidían con sus predicciones y otras no.
Esta noche, Julius se encuentra visiblemente desmejorado, pálido y ojeroso. Ya no le queda poción. Su última profecía, la que alude al fin del mundo, tendrá lugar en solo unas horas. Y no puede fallar. Está en juego la poca credibilidad que aún le queda. Por eso, ante la duda, se ha provisto de una buena cantidad de ojivas nucleares.



Este texto participa en la iniciativa 


propuesta por Acuática, del blog No me vengas con historias.

Si queréis leer más cuentos apocalípticos, 
podéis hacerlo aquí.



27 comentarios:

  1. Pues con tanta arma de destrucción masiva de ésta no salimos vivos... :S
    Me ha gustado mucho Sara, mil gracias por participar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cuidar muy bien esas armas, que no lleguen a manos de ningún Julius :-)
      Gracias a ti, Acuática, por la iniciativa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Y así el buen hombre acierta seguro. Si Nostradamus hubiera hecho lo mismo, iríamos listos. Una gran inventiva, Sara. Y reconozco que no conocía el verbo "malquistar". Eso que me llevo al fin del mundo, mira ;)
    ¡CADFDM leído!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que se cansó de ser testigo mudo.
      A mí me encantó esa palabra cuando la leí por primera vez. Y quise darle una oportunidad, pobre. Seguro las palabras raras piensan ¿por qué siempre eligen a las mismas? jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenísimo, todo el micro me ha gustado mucho, las palabras elegidas, el toque de biografía... genial!
    Y el terror final, como corresponde!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, el terror final, como corresponde al día antes del apocalipsis :-)
      Gracias, Anita. Un beso.

      Eliminar
  4. Nada como empeñarse en tener razón...
    Besos atómicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parecía más un hombre de certezas que de intuición.
      Esperemos que nunca se le ocurra a nadie ratificar así sus intuiciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Con los años que tiene Julius, aún no conoce el refrán "donde dije digo, digo Diego". A día de hoy, la palabra dada no importa, así que, con tal de que se desdiga, no hace falta que dispare a la diana tan chula que has dibujado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero quizás Julius, con sus quinientos años de edad, era todavía un hombre de los de antes...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Sara, espero que Julius, al que le he agarrado cariño en tan pocas líneas, pueda ver el final, pero para eso deberá seguir con el brebaje, pues el fin aún está lejano. Hasta que un demente no consiga sus propósitos, el mundo girará y girará.

    Felices fiestas, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que a Julius no le importe morir sin llevarse al mundo por delante. Estoy segura de que toda la humanidad prefiere que se equivoque en sus profecías.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cuando algo tiene que cumplirse hay que tomar medidas :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La medida de la cordura, esa es la mejor :-)
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Muy original, Sara. Me encantó la caracterización del personaje. Y sí, en nuestros días es mucho lo que se hace para salvaguardar la imagen y en ese mucho está incluido hacer cualquier desastre. Me corrió frío por la espalda de sólo leer "ojivas nucleares".
    Beso grande, Sara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es aterrador pensar en la potencia destructora de esas armas.
      Un abrazo, Sandra.

      Eliminar
  9. Como sin duda sabes, Julius ha sido encontrado muerto esta mañana del día 22. Estaba ovillado en su cama, soñando con la elaboración de una pócima para recorrer el pasado y volver a sentir la vida y lucidez de 1512.

    Sara, es un texto fenomenal. Hechizante. Lo he vivido con los ojos de la época en que la ciencia podía explicar bien pocas cosas. Y ha sido un viaje maravilloso.

    Un fuerte abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me lo imagino así, sin fuerzas, resignado en su derrota, dudando si apretar el botón es un acto de valentía o de cobardía.
      Un abrazo, Albada. Y felices fiestas.

      Eliminar
  10. La mejor sensación del mundo es la de tener razón, y no me lleves la contraria.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Fernando. Tienes razón en que tengo toda la razón.

      Besos.

      Eliminar
  11. Acierto o acierto. No hay lugar a error.
    saludillos navideños

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, ahora te entiendo. Lo que pasa es que este señor Julius es mucho más estudiado; el mío pobre, fíjate, él apretando un botón que ha enchufado vete a saber donde, como ha visto a veces en la tele.
    Menos mal que todo esto sólo es inventado. Creo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Este micro me ha llevado a aquello que dicen que dicen algunos periodistas sobre que la realidad no te estropee una buena noticia. Quinientos años es mucho esperar; aunque también lo entiendo. Hemos estado cerca de hacerlo nosotros mismos varias veces sin que Julius se viera obligado a tomar medidas.

    Buen micro, Sara.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Fantástico. ¡Fuerte el aplauso! Ese final llega y te devora los sesos (para bien...)
    Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. ¡Vamos! que acierta en la profecía o acierta, aunque sea con una pequeña ayuda por su parte. Muy buena y ocurrente tu participación.

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Nada como salvaguardar el honor.

    Ingenioso y brillante :-)

    ResponderEliminar
  17. Vamos que nos va a hacer explotar por sus...
    Bien contado Sara.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios.